LOS MEJORES TIPS PARA CONSEGUIR UNA DUCHA RELAJANTE

Un cuarto de baño no debe ser jamás, bajo ninguna circunstancia, un simple cuarto de baño. No, el cuarto de baño de tu casa no es un simple cuarto al uso, y, por ello, ha de ser un santuario, un espacio en donde te puedas relajar y olvidarte de tus problemas. Porque después de un largo día de trabajo, ¿acaso no te mereces relajarte como es debido en un cuarto de baño en el que te apetezca estar? Desde luego que sí.

Pero a veces, precisamente por culpa de nuestro ritmo de vida frenético, no podemos mantener el cuarto de baño todo lo limpio y arreglado que nos gustaría. ¿Qué podemos hacer en estos casos? Por descontado, no se puede alargar el tiempo, pero sí que se pueden tener en cuenta una serie de ideas muy básicas para tenerlo todo en orden y propiciar un ambiente relajante y sereno, perfecto para desconectar y salir bien rejuvenecidos.

Así que toma nota, porque a continuación te proponemos una serie de ideas básicas que no debes perderte si quieres lograr que el cuarto de baño sea la estancia más relajante de toda la casa.

El orden es la base de todo

Como ya hemos comentado, el orden es la clave. Y es que no puedes pretender relajarte con un amasijo de estuches, productos de cosmética o cuidado personal desperdigados por el lavabo o las cuatro esquinas de la bañera. Así las cosas, volvemos a la cuestión a la que hay que encontrar una respuesta sí o sí: ¿cómo mantener limpio el cuarto de baño sin estar todos los días recogiendo miles de botes?

Esto es especialmente difícil para aquellas personas que vivan con más personas, ya sean tu familia o tus compañeros de piso. Pero para unos y para otros hay una solución muy sencilla: optar por una organización de estuches y recipientes que haga imposible que nadie deje nada fuera de su sitio. Esta solución no es infalible, qué duda cabe, pero desde luego que aportará un poco más de orden. Ten por seguro que si no ofreces ninguna opción clara en la que dejar las cosas, la gente as dejará donde les parezca.

Los detalles, imprescindibles para tu comodidad

Este truco no se centra tanto en el día a día de tu cuarto de baño como en el diseño de la habitación. Y es que para garantizar una comodidad en tu casa, hay que diseñarlo acorde a tus necesidades. Un agarradero en la pared para salir más fácilmente de la ducha, un calentador en donde colgar las toallas para que se sequen rápidamente o una estantería en donde dejar los cosméticos son opciones básicas cuando pensamos en ella, pero que se nos pueden escapar durante una reforma. No dejes que eso te pase a ti

Una iluminación suave, por favor

Porque no hay nada más horrible y estresante que una luz fluorescente en un cuarto de baño. Además, no favorecen nada. Por ello, la mejor idea es optar por dos juegos de luces: uno más potente para las ocasiones en las que tengamos que aplicarnos tratamientos de belleza o necesitemos una buena visibilidad, y otro más tenue para cuando queramos relajarnos. Así, lograrás un cuarto de baño adaptable a cualquier circunstancia.