LAS CLAVES QUE NO PUEDES OLVIDAR PARA TENER EL MEJOR BAÑO DE INVITADOS

Cuando recibes invitados en casa, es importarte poner un poquito de empeño para que se sientan a gusto. Y más aún en aquello que respecta al cuarto de baño, que es uno de los puntos más sensibles de la intimidad de las personas. Por ello, hay que ofrecerles a los amigos y a los familiares que vengan a visitarte un cuarto de baño limpio, organizado y con una serie de condiciones que os adelantamos aquí.

Con respecto a la decoración, hay que decir que será distinta en cada caso. Antes de ponernos a decorar debemos pensar en cuál es la imagen que queremos transmitirle a nuestros invitados. Y, para ello, no hay nada mejor que preguntarse cuáles son los invitados que suelen quedarse en nuestro hogar y cómo son sus personalidades y sus necesidades.

Los básicos del baño, siempre a punto

Ante todo, es imprescindible asegurarse de que la ducha, el inodoro y el lavabo funcionan correctamente, al igual que haríamos con nuestro baño personal. Y es que descubrir que el agua caliente no funciona correctamente o que la cisterna da problemas no es del agrado de nadie cuando eres un invitado, y te pone en una tesitura un tanto complicada.

Las toallas, que no falten nunca

Unas toallas para los invitados constituyen un elemento ineludible en todo cuarto de baño. Esto se debe a que toda persona hace uso de ellas. Por eso, son algo de lo que no nos podemos olvidar.

En este mismo apartado hay que incluir sí o sí al papel higiénico, que no puede faltar jamás. Para asegurarse, lo mejor es abastecerse de unos cuantos rollos antes de la llegada de una visita, y tener siempre una reserva en casa, porque nunca se sabe cuándo puedes necesitar de más o cuando se te va a acabar sin que te des cuenta. Por todo ello, hay que recalcar que las toallas y el papel higiénico no pueden faltar, bajo ningún concepto, en cualquier cuarto de baño que se precie.

El orden y la limpieza han de imperar siempre

Un cuarto de baño para invitados siempre debe de estar limpio y ordenado cuando los invitados llegan a casa. Esa tiene que ser la máxima de nuestro cuarto de baño. Por eso, hay que mantener unas ciertas normas para mantenerlo todo en su sitio. En este aspecto, se puede invertir un poco de dinero en comprar una papelera para el baño, y hacer una limpieza general antes de que lleguen los invitados.

El cuarto de baño es uno de los lugares en los que mejor queda reflejada tu capacidad como anfitrión. En consecuencia, mantenerlo limpio, bien equipado y con una decoración resultona nunca está de más para ayudar a los visitantes a sentirse bienvenidos.