LAS MAMPARAS DE CRISTAL, LA OPCIÓN MÁS SEGURA PARA TU BAÑO

Las obras para cambiar la bañera por la ducha son sin lugar a dudas una de las reformas más comunes que se hace. Y al colocar un plato de ducha, también suele instalarse una mampara.

No obstante, hay gente que se pregunta si las mamparas de cristal son una opción segura. En este artículo encontrarás la respuesta a esta pregunta, así como algunas aclaraciones sobre los factores que llevan a que una mampara sea más segura o no.

El grosor de tu mampara no asegura necesariamente más seguridad

Una cuestión importante es el grosor que tienen las mamparas. Y es que uno puede pensar que una mampara muy gruesa puede suponer más seguridad, porque será más difícil que se rompa. No obstante, el grosor no significa realmente una mayor seguridad.

Y es que todas las mamparas de vidrio templado, independientemente del grosor, son fabricadas a prueba de golpes. Es decir, son particularmente resistentes. De hecho, el grosor de una mampara va en consonancia con la estructura y el enmarcado de esta, de manera que las enmarcadas son un poco más ligeras y las que carecen de marco sí que son ligeramente más gruesas.

El grosor es por tanto un factor que incide en el aspecto de la mampara pero no en su seguridad, pues ambos tipos de mampara son igualmente resistentes y duraderas.

Una mampara de cristal, siempre con el vidrio templado

Las mamparas de ducha de cristal están elaboradas con vidrios templados para otorgarles toda la seguridad que necesitáis tú y tu familia. Como ya se ha mencionado previamente, es muy complicado que una mampara de ducha se rompa, pero a veces puede ocurrir. Cuando una mampara de vidrio se rompe, se convierte en un montón de pedacitos pequeños de cristal. Puede sonar mal, pero lo cierto es que los vidrios templados se fabrican para que, de romperse, lo hagan de esa manera.

Y es que esto es mucho más seguro que la otra posibilidad; que la mampara se rompa en trozos grandes, que son mucho más peligrosos y pueden realmente causarte daños.

Cuando se te rompa una mampara, es probable que, si tienes un seguro de hogar, este te cubra la reposición. Eso sí, es vital entender que el cristal de una mampara tiene ciertas características que lo diferencian del resto de cristales, por lo que, al reponer una mampara rota, hay que seleccionar el mismo modelo que tenía antes.

Para ello, lo mejor que puedes hacer es acudir a la tienda en donde compraste el cristal de mampara la primera vez, ya que seguramente serán ellos los que puedan encontrar el sustituto indicado para tu cristal roto.

En definitiva, las mamparas de cristal con vidrio templado son la opción más segura que puedes encontrarte en el mercado. No en vano, la inmensa mayoría de mamparas que se venden son de cristal templado. Aunque ciertamente no son irrompibles, las mamparas te ofrecen el mayor grado de seguridad posible, algo que siempre se agradece.