LAS CARACTERÍSTICAS QUE SOLO LOS MEJORES PLATOS DE DUCHA REÚNEN

A la hora de hacer reformas en el hogar, uno de los cambios más frecuentados es, sin lugar a dudas, el cambio de la bañera por un plato de ducha. Y es que no solo es un plato de ducha algo mucho más económico que una bañera, sino que también es más estético y agradable. Además, a la hora de elegir, la oferta en platos de ducha se ha diversificado enormemente, creándose una amplia gama de opciones que hay que tener en cuenta.

En este sentido, es importante resaltar algunos apartados para comprender cuál es el mejor plato de ducha para ti y para tu hogar, haciendo siempre la mejor elección.

El tamaño del plato de ducha, una elección prioritaria

Una cuestión fundamental para elegir un plato de ducha es el tamaño de este. Por eso, antes de nada, asegúrate de tomar todas las medidas necesarias, aunque su área venga ya previamente estandarizada.

Además, hay que prestarle mucha atención a la superficie de la que esté compuesta el plato de la ducha. Y es que esta superficie es la que estará en contacto con el agua, los geles de baño y la cal, de modo que hay que elegir algo que sea resistente y fácil de limpiar y que, a la vez, facilite la sujeción y sea cómodo de usar.

También se pueden elegir superficies antibacterianas, que no provocan bacterias, lo cual supondrá una mayor garantía de limpieza y seguridad.

La composición del plato de ducha, vital para su calidad a largo plazo

A la hora de escoger un plato de ducha, es importante fijarse en que el plato tenga un certificado antideslizante o contra agentes externos. De esta forma, sabremos que puede resistir el paso de los años. Y es que, si se escoge un plato de ducha de mala calidad, puede ocurrir que, con el paso del tiempo, muestre desperfectos y comience a dar problemas.

Para eso, muestra siempre atención por los platos de ducha con calidades reconocidas, especialmente en lo referente a los agentes externos agresivos y a los productos de limpeza, así como al deslizamiento.

Con respecto al grado de deslizamiento, es importante resaltar que la seguridad es algo primordial. El grado antideslizante te dice cuanto te mantiene protegido un plato de ducha, con categoría yendo de C1 a C3, siendo esta última la mejor. Por ello, escoge siempre platos de ducha antideslizantes.

Un tratamiento antibacteriano en condiciones

Es importante que el plato de ducha en cuestión sea antibacteriano, para que las bacterias no campen a sus anchas en un ámbito donde normalmente la humedad tiene un gran peso. Por eso, escoge un plato de ducha que haga énfasis en la lucha con las bacterias y gérmenes.

A la hora de escoger un plato de ducha es importante tener muy en cuenta todos estos factores básicos, para encontrar así el mejor plato, uno que perdure y que se adapte a tus necesidades y a las de tu hogar.