Cómo desatascar un plato de ducha plano, una duda común

La ducha es ese elemento del baño que cada vez está más consolidado en todos los hogares frente a la bañera, pues ofrece una amplia variedad de beneficios. Sin embargo, no está exenta a taponarse al igual que todos los demás artículos de fontanería de tu casa. De hecho, es un problema que suele suceder con cierta normalidad, causando molestias e inconvenientes higiénicos. Por ello, en Conducha dedicamos nuestro nuevo post a enseñarte cómo desatascar tu plato de ducha. ¡No te lo pierdas!

Consejos para desatascar correctamente tu plato de ducha

No importa el cuidado que tengas, tu plato de ducha también puede atascarse. Mucha gente piensa que basta con retirar los pelos y restos de jabón una vez que has finalizado el baño. No obstante, esta acción requiere de otros procedimientos encaminados a descubrir, y solucionar, por qué el desagüe no permite el correcto paso del agua.

Y, claro, a diferencia de la bañera, un plato de ducha atascado se traduce en una gran cantidad de agua derramada por el suelo. Si bien es cierto que en el mercado existen numerosos desatascadores químicos que son muy eficaces, también pueden resultar corrosivos para las tuberías. Por este motivo, te recomendamos buscar otras soluciones alternativas a ellos.

Entre ellas, destacamos una mezcla de vinagre con bicarbonato de sodio. Una vez utilices dicho mix, dejándolo actuar durante unos minutos, procede a verter agua hirviendo. Gracias a estos productos ablandarás los restos de suciedad adheridos a las tuberías que impiden el paso del agua. Por su parte, el agua caliente ayudará a que se desprendan.

Si después de esto sigues teniendo atascado el plato de la ducha, tendrás que hacer uso de otras herramientas para solucionar el problema.

Cómo desatascar tu plato de ducha más a fondo

Una alternativa para dejar impoluto tu plato de ducha puede ser limpiar el bote sinfónico, ese depósito que suele encontrarse en el suelo y que está cubierto con una tapadera plateada. Basta con levantarla y ver si hay restos de suciedad, pelos… Prueba a introducir un alambre en la tubería y trata de localizar algún obstáculo que impida el paso del agua.

Por otro lado, también puedes hacer uso del clásico desatascador. Gracias a su movimiento facilitas que el origen del problema salga, por lo que podrás retirarlo más fácilmente.

Si nada de lo comentado anteriormente te ayuda en tu tarea, es momento de llamar a un profesional que lo solucione. Esperamos que nuestras recomendaciones te hayan sido de ayuda. Recuerda que en Conducha contamos con todo lo necesario para lograr el baño que deseas. ¡No dudes en contactarnos!

Plato de ducha o ducha de obraDuchas a ras del suelo te lo has planteado en tu reforma