Duchas a ras del suelo, ¿te lo has planteado en tu reforma?

Si estás replanteándote llevar a cabo una reforma en tu baño, estamos seguros de que estarás confuso entre tantas posibilidades. Puede que lo que estés buscando es darle un aire nuevo con un toque de modernidad. Si es así, tu apuesta segura son las duchas a ras del suelo. Y es que sus beneficios no radican únicamente en entrar y salir de ellas con total comodidad. En Conducha te daremos todas las claves de esta estilosa alternativa. ¡No te las pierdas!

¿Qué ventajas ofrecen las duchas a ras del suelo o walk in?

Es un hecho, el baño es una de las estancias más recurrentes en nuestros planes de reforma. Y, claro, hay que tener en cuenta que en el caso de las duchas ya no sólo se mira su funcionalidad, sino otros aspectos como la comodidad y la estética, tres competencias perfectamente integradas en las duchas a ras del suelo.

En primer lugar, destacamos su idoneidad para personas mayores o con movilidad reducida. Por otro lado, estas duchas walk in también sirven para aprovechar mucho más el espacio del que disponemos en el baño, que generalmente suele ser pequeño.

A diferencia de los diseños tradicionales, su estructura aporta un ambiente totalmente despejado. Por lo tanto, no se presenta como un elemento intrusivo, sino integrado. Algo que beneficia la línea decorativa del resto y, cómo no, da lugar a una mayor sensación de amplitud y ligereza.

¿La ducha a ras del suelo es apta para cualquier baño?

Si bien es cierto que lo ideal es añadirla una vez que te has planteado una reforma o renovación en el baño desde cero, basta con tener en cuenta algunos detalles. Entre ellos, te recomendamos hablar con el responsable de la instalación, quien calculará la altura de la construcción y las posibilidades que tiene el espacio.

El requisito básico es que la ducha a ras del suelo pueda construirse con una ligera pendiente, propiciando que el agua no se estanque

¿Cuáles son los materiales más adecuados?

Las duchas pueden revestirse de infinidad de materiales, ofreciendo continuidad con el resto de la estancia o destacando por encima de los demás componentes.

Por un lado, están los azulejos, los cuales proporcionan una estética uniforme, ya que pueden ser añadidos tanto en el suelo como en las paredes. En este sentido, lo más recomendable son los diseños grandes y lusos o placas de cuarzo.

¿Y el microcemento? Otra opción que proporciona una superficie totalmente lisa y continua de gran resistencia, impermeabilidad y con diferentes acabados (pulido, cristalizado, mate…). ¡Como para no tenerlo en cuenta!

Tampoco hay que perder de vista la madera, una gran aliada que resiste al agua y ofrece un toque natural. Sin duda, es un material cada vez más presente en los baños por sus espléndidos resultados, tanto funcionales como estéticos.

Ahora que conoces algo más sobre las duchas a ras del suelo, estamos seguros de que estás barajando su instalación en tu baño. Recuerda que en Conducha contamos con los mejores expertos y consejos para sacar partido a tu estancia en base a tus necesidades. ¡No dudes en contactarnos!

Cuáles son los objetivos que pueden cumplir los bloques de vidrio en el bañoCómo conseguir un baño acorde a nuestro estilo de vida