Relax total con cromoterapia en la ducha

Es hora de dejar volar tu imaginación… ¿Te imaginas cómo sería bañarte en medio de una lluvia de colores? Pues no es una opción tan disparatada, pues la cromoterapia es un método cada vez más recurrente cuya función es buscar tu relajación al mismo tiempo que mejora tu estado de ánimo. Los beneficios de este procedimiento son numerosos, ya que cada una de las posibles dolencias que pueda presentar un paciente puede mitigarse total o parcialmente a través de los colores y su energía. ¡Empápate de todo un arcoíris!

La energía del color aporta beneficios al organismo

Los colores han sido considerados como una fuente de tratamiento desde hace siglos, otorgando un poder de mejora en las emociones y el ánimo. De hecho, la idea de terapia nace para lograr un mayor equilibrio físico y mental. Los expertos que impulsan este método alternativo explican que, aplicando luz de colores específicos con las vibraciones correctas, el cuerpo tiende a mejorar su estado de salud.

Por este motivo, los profesionales en grifería se basaron en este tratamiento para crear un sistema que permitiera bañarse y aprovechar al mismo tiempo las propiedades de los colores. Hoy en día, el mercado cuenta con duchas equipadas con leds que presentan siete colores fijos. En algunos equipos, incluso, dependiendo de la temperatura del agua varían las tonalidades. De este modo, se crea una experiencia completamente distinta de la ducha tradicional.

¿Cuál es el color que necesitas para tu bienestar?

  • Rojo – Estimulante. Este color es recomendable para personas con problemas de circulación sanguínea. No se emplea en personas con ansiedad.
  • Amarillo – Energético. Es empleado para los desequilibrios físicos, pues es considerado como purificante y desintoxicante.
  • Azul – Antiséptico y refrescante. Sirve como calmante para personas que sufren dolores y problemas para conciliar un correcto sueño.
  • Verde – Sedante. Transmite una sensación de equilibrio y armonía, motivo por el que puede emplearse para cualquier afección.
  • Cian – Relajante. Es un color asociado al mar y el cielo, por lo que emplearlo dentro de la cromoterapia conduce a un estado de calma y tranquilidad.
  • Violeta – Inspirador. Perfecto calmante para el estrés mental y emocional. Ayuda a curar la angustia y la melancolía.
  • Blanco – Limpieza. Por todos es sabido que se trata del color de la pureza, por lo que transmite todo tipo de sensaciones positivas y energéticas. Con él activarás el intelecto, aclarando ideas y emociones.

Seguramente, te estés cuestionando la dificultad en el mantenimiento y limpieza de este modelo, aunque no debes preocuparte, pues la mayoría de los sistemas cuenta con una función anticalcárea que ayuda a remover el sarro fácilmente.

Como ves, todo son ventajas en la utilización de este procedimiento. La ducha se ha convertido en uno de los rincones con más potencialidad para explorar diferentes formas de relax. ¡No dudes a la hora de buscar tu bienestar!