Beneficios de una ducha con agua fría en invierno

Los hay que no tienen miedo a nada. Esos atrevidos que pueden con todo y no se achantan ante los obstáculos. Luego están aquellos que conocen los beneficios de esas locuras, como es el caso de una ducha con agua fría en invierno. ¿Un mito o una realidad? Lo cierto es que bañarse a temperaturas bajas ofrece una serie de ventajas que, aunque en un principio no nos llaman la atención, no debemos perder de vista. ¡Conoce más sobre el tema en Conducha!

¿De dónde viene eso de bañarse con agua fría?

Los baños con agua fría se conocen desde la antigüedad, fíjate si tiene historia la recomendación. Hipócrates, el primer médico que aparece en medios escritos, ya los empleaba como remedio para tratar diferentes dolencias y enfermedades. Con el paso de los años, este tipo de actividad ha seguido utilizándose con muchos fines. De hecho, en algunos países es tradición terminar una ducha caliente en invierno con otra de agua fría.

¿Por qué una ducha de agua fría por la mañana?

El contacto de nuestra piel con el frío activa muchas señales que se dirigen al cerebro. A su vez cuando tomamos una ducha con agua fría, se activa en nosotros un sistema de alerta, tal y como ocurre ante un peligro cercano. Es decir, se produce una secreción de dopamina y noradrenalina.

Por ello, tras un baño de agua caliente donde nuestros músculos quedan completamente relajados, el agua fría produce que nuestro sistema endocrino genere las hormonas que aparecen con el estrés, pero sin los efectos negativos de éste. En este sentido, nos encontramos más activos y despiertos tanto a nivel físico como mental. También es recomendable para evitar contracturas y posibles lesiones.

¿Los baños de agua fría ayudan a adelgazar?

Al beber agua fría o bañarnos con ella, el organismo tiene que hacer un esfuerzo extra para aclimatarse y contrarrestar el frío que le estaos sometiendo. Esto provoca que el metabolismo se acelere y aumente el consumo energético. Por otro lado, también se acelera la circulación de la sangre.

Para poder equilibrar la temperatura, efectivamente, nuestro cuerpo quema grasa. Por lo que podría decirse que se trata de una actividad favorable para ayudar a adelgazar.

El baño de agua fría en invierno mejora el sistema inmune

Por último, pero no menos importante, ducharse con agua fría al menos durante treinta segundos mejora el sistema inmune, sobre todo de manera preventiva.

Y tú, ahora que conoces los beneficios de los baños con agua fría, ¿estás pensando en añadirlos a tu rutina? Nosotros ya lo hacemos.

Si estás pensando en acondicionar tu baño o ducha para esta u otras necesidades, no dudes en contactarnos. En Conducha reformamos tu estancia en tiempo récord para conseguir el espacio que tanto deseas. ¡Estaremos encantados de ayudarte!