La accesibilidad en el baño (I)

Las personas con movilidad reducida necesitan unos espacios especiales adaptados a sus necesidades dentro de sus hogares y de otros alojamientos institucionales y lugares públicos.

Cada persona con problemas de movilidad por una u otra causa, tiene unas preferencias, necesidades y características personales diferentes, que implican adaptaciones o reformas que en muchos casos pueden resultar únicas.

Pero lo que es común a casi todas las personas que tienen problemas de accesibilidad en el baño, de es que necesitan amplios espacios de maniobra, lo que debe ser la primera marca de base a tener en cuenta para la adaptación de un cuarto de baño.

En un cuarto de baño, además de las funciones vitales, se realizan otro tipo de acciones que tienen que ver con el cuerpo y sus cuidados.

accesibilidad en la ducha

Los aspectos esenciales a tener en cuenta en los espacios higiénico-sanitarios son, tanto la distribución como las dimensiones de las áreas de utilización.

El pavimento de la ducha es algo fundamental. Si normalmente se disponen pavimentos antideslizante, con los baños adaptados es requisito necesario. Además debemos tener en cuenta que todo el suelo debe ser sin resaltes ni desniveles.

Con esta solución se admite silla de baño o bien un asiento plegable en la zona de ducha a la que se podrá acceder fácilmente con una silla de ruedas.