¿CUÁL ES LA MEJOR MAMPARA PARA TU BAÑO?

Cuando decides realizar una reforma en tu baño o estás amueblando el de tu nueva casa es importante tener claro cuál es el estilo que se quiere seguir y que necesidades se espera que cumpla.

¿Qué características debe cumplir?

Una buena accesibilidad es primordial, y para ello es necesario tener en cuenta cual es el espacio en el que se va a situar la ducha. Para asegurar ese buen acceso es importante elegir un buen sistema de apertura ya que la facilidad con la que se pueda entrar o salir determinará que al salir mojado se cale una mayor o menos cantidad de espacio del baño. Las diferentes opciones de apertura de mamparas que se ofertan son:

– Batientes: son las más cómodas y permiten un paso amplio.

– Que se abra hacia el interior: Son idóneas para cuando no se cuenta espacio alrededor y así evitar cualquier tropiezo.

– Correderas: son el tipo más recomendable ya que no requiere de espacio libre de apertura y se puede adaptar a cualquier tipo de plato de ducha consiguiendo un gran abanico de oportunidades.

– Plegables: Las hojas se recogen sobre sí mismas. Pude ser tanto hacia dentro como hacia fuera, este tipo permite una apertura más amplia. Son las más recomendables cuando se cuenta con un espacio limitado ya que permiten una apertura mínima de 50 o 60 cm.

– Las mamparas fijas: Son las más sencillas y económicas, se adaptan tanto a duchas de estilo a ras del suelo, en baños amplios como también para proteger la parte de la ducha de una bañera.

Normalmente las mamparas suelen realizarse a medida para que así puedan adoptarse a las características de cada ducha. Normalmente se suelen realizar platos de ducha rectangulares o cuadradas, pero existen casos en los que para aprovechar al máximo el espacio como puede ser en una esquina reducida se acceda por incluir una ducha semicircular. En estos casos es esencial realizar una mampara con frentes curvos.

Respecto a que material se decida utilizar es importante tener en cuenta la limpieza de la misma. Cuando se elige que tipo de mampara, si se pone totalmente transparente y diáfana se busca ofrecer un impacto estético que aporte espacio al baño. En este caso, si con su uso se van instalando marcas de cal que requieran de una constante limpieza provocará que esa sensación de amplitud se diluya y que requiere un constante trabajo de mantenimiento. Para evitar estas situaciones existen mamparas que incorporan un acabado específico de limpieza con tratamientos superficiales que consiguen que el agua resbale más y así evitar el mayor número de gotas. De esta forma se reducen los restos de cal consiguiendo así que sea mucho más fácil de limpiar.

Respecto al material que se escoja es importante conocer las nuevas opciones que se ofertan actualmente:

– Vidrio: es el material que generalmente más se utiliza. Si se trata de vidrio templado es mucho más resistente al uso y al paso del tiempo. Aporta mayor calidad, durabilidad y robustez.

– Acrílicas: no están hechas de cristal, sino metacrilato u otro tipo de material plasticoso que trata de simular al cristal al ser traslúcido. Es más económica que el vidrio, pero su uso podría conllevar que a los pocos años fuera necesario cambiarla.