CONSEJOS PARA DARTE UNA DUCHA EN VESTUARIOS PÚBLICOS

Ya en pleno verano, somos muchos los que nos animamos a ir a la piscina para refrescarnos del sofocante calor. Una vez salimos de la piscina, es muy recomendable ducharnos allí mismo, sin esperar a llegar a casa. Por lo tanto, tenemos que hacer uso de los vestuarios públicos de la piscina a la que hayamos acudido.

Aunque todos nosotros hemos estado alguna vez en un vestuario público, hay cosas que no hacemos bien en los mismos, tanto para nuestro bienestar como por el de los demás. A continuación hemos recopilado algunos consejos que merece la pena tener en cuenta.

5 Tips para ducharte en vestuarios públicos

  • Presta atención a los objetos personales

A la hora de ducharte en un vestuario público, es importante que en ningún momento pierdas tus objetos personales de vista. Hay personas que mientras se duchan optan por guardar la bolsa o mochila en la taquilla en vez de dejarla sobre el banco, lo cual no es mala idea.

  • Cuidado con los pies

Con el objetivo de evitar cualquier tipo de infección en los pies, es muy recomendable utilizar unas chanclas de goma. Además, después de la ducha, es muy importante que te seques bien los pies, sobre todo en los espacios entre los dedos para evitar la aparición de hongos con la humedad.

El calor del verano y el ambiente con abundante agua y humedad de los vestuarios favorecen de manera notable la presencia de hongos, los cuales pueden derivar en una infección cutánea como la dermatomicosis o la micosis.

  • Sécate bien

Una vez te hayas terminado de duchar, sécate bien antes de salir de la ducha hacia el vestuario. De lo contrario, encharcarás el suelo y alguien se puede resbalar y caer.

  • Evita comer y beber

Puede parecer algo lógico que en los vestuarios no se puede comer ni beber, pero nunca viene mal recordarlo; espera a salir del vestuario para consumir cualquier tipo de alimento o bebida.

  • Organízate

Aunque parezca algo obvio, hay muchísimas personas que no son capaces de organizarse a la hora de ducharse en un vestuario público, de manera que tardan muchísimo tiempo en ducharse y vestirse. Si es la primera vez que vas a este vestuario, primero echa un vistazo a las distintas zonas del mismo: duchas, zona de taquillas, secadores… De esta forma, evitarás tener que dar miles de vueltas.