¿ESTÁS EMBARAZADA? SIGUE ESTOS CONSEJOS PARA DARTE UNA DUCHA

Si estás embarazada, la rutina de la ducha no cambia demasiado con respecto a cómo lo venías haciendo hasta ahora. No obstante, sí hay algunos puntos que merece la pena tener en cuenta. Un buen consejo es que en vez de ducharte a toda prisa, te tomes este momento como un rato para dedicarte a ti misma; te vendrá muy bien para despejar la mente y aumentar tu bienestar.

5 Consejos para ducharte si estás embarazada

Durante el embarazo, la ducha resulta mucho más recomendable que el baño, sobre todo durante el último trimestre. Para ello, sigue los siguientes consejos:

  •  Chorros: evita que los chorros de agua te den directamente en el abdomen ya que no resulta nada agradable para el bebé. Además, si estás embarazada de más de siete meses, la presión que ejercen los chorros sobre el abdomen pueden activar los músculos del vientre, lo cual no es nada aconsejable. Lo mejor es que apliques los chorros de agua sobre zonas que tengas doloridas como los riñones o el cuello; el efecto es muy similar al de una manta eléctrica.
  • Geles: durante el embarazo, lo ideal es que utilices geles neutros e hipoalergénicos. Debes tener en cuenta que tu piel durante el periodo de gestación está muchísimo más sensible, de manera que debes utilizar geles que no la irriten.
  • Agua fría y caliente: si estás embarazada, una buena idea a la hora de ducharte es alternar el agua fría y caliente; viene muy bien para activar la circulación. Simplemente tienes que alternar los chorros de agua fría y caliente moviendo la alcachofa de la ducha con movimientos circulares desde los pies hasta la cabeza.
  • Agua caliente: cuando hablamos de agua caliente, nos referimos a que esté como máximo a 37 grados centígrados. No es aconsejable que la temperatura del agua supere a la temperatura corporal ya que no resulta nada beneficioso para la piel y, además, puede bajar la tensión arterial.
  • Secado: una vez te hayas duchado, debes secarte muy bien con una toalla de algodón; haz especial hincapié en la zona de la vagina ya que la humedad favorece la proliferación de hongos. Es aconsejable que te apliques una crema antiestrías en el vientre, los muslos y el pecho.