Siete errores que cometemos en la ducha

Equivocaciones habituales son reconocidas durante la higiene personal en el momento de bañarse, algunos de los cuales se resuelven al cambiar bañera por ducha.

Principales fallos en el momento de la ducha

Especialistas en dermatología del Hospital Ramón y Cajal junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan, que no debería exceder de cinco minutos la ducha perfecta, evitando errores al ducharse y superar 95 litros de agua.

Las encuestas más recientes indican que el 45% de la población española, permanece más de 10 minutos en la ducha diaria siendo las mujeres las que más agua gastan, permaneciendo cerca de 20 minutos.

Investigaciones actuales han detectado problemas y daños en la piel que pueden desaparecer, evitando errores siguiendo estos consejos prácticos:

  1. Duchas excesivas: un hábito poco recomendado cuando las personas acostumbran bañarse varias veces al día, generalmente intentan reducir el tiempo de permanencia en la segunda ducha sin gel y con total rapidez.
  2. Subir la temperatura: un fallo común que reseca la piel y se debe evitar según los consejos de dermatólogos, quienes proponen el uso de agua templada reconociendo los 30º C como ideal.   
  3. Productos perfumados: el uso de cosméticos implica riesgos para la dermis, por el contenido excesivo de perfumes en geles y otros elementos de higiene que provocan dermatitis y alergias.
  4. Abusar del gel: existen fórmulas adecuadas que respetan la capa que recubre la epidermis, controlando los niveles ácidos de la piel denominados syndets.
  5. Higiene de uñas: generalmente se ignora la limpieza de las uñas durante la ducha y también de las extremidades, otro error cometido por muchas personas.
  6. Hidratación corporal: olvidar la toalla evita mantener seca la piel y representa una condición indispensable, mejorando la humectación necesaria que requiere la dermis. Los aceites nutritivos compensan la sequedad equilibrando la salud integral del cuerpo.
  7. Higiene de la espalda: una parte del cuerpo muy propensa donde se dificulta la buena limpieza de la zona y se acumulan gran cantidad de células muertas. Utilizando elementos adecuados es factible evitar equivocaciones, que se cometen en el aseo personal.

Considerando estos siete errores frecuentes en la ducha, se consigue una higiene adecuada reduciendo el tiempo y ahorrando agua.

Una nueva forma de disfrutar del baño diario mejorando la salud de la piel, afectada en ocasiones con irritaciones y afecciones que pueden tener graves consecuencias por una higiene deficiente. Descubriendo estas actitudes erróneas la efectividad de la ducha está garantizada.