¿Nos despierta ducharnos por las mañanas?

Agua fría en el baño es lo que necesitas para comenzar el día con energías renovadas, regulando la temperatura para una ducha temprana al despertar.

Duchas energizantes por las mañanas

 Tomar un baño cuando te levantas ayudará a comenzar con vitalidad la jornada, siempre que sea con agua fría porque las duchas calientes aumentan la sensación de somnolencia y adormecen. Muchas personas prefieren llegar del trabajo y finalizar el día con un baño relajante bien caliente, porque favorece el estado de relajación y ayuda a dormir.

El baño nocturno está recomendado para personas con insomnio en un espacio cómodo preferentemente en platos de ducha, mientras las temperaturas frías por las mañanas aportan importantes beneficios.

Esta costumbre duchándote temprano es un buen método para cargarte de buenas sensaciones y salir renovado, siguiendo sencillos pasos:

  • Comienza el baño con la temperatura que prefieras y regula lentamente el agua, hasta mantenerla fría por 30 segundos para disfrutar bajo el chorro, mientras te relajas totalmente.
  • Cambia la ducha fría elevando el nivel de la temperatura, para conseguir un mejor resultado final al abrir los poros y potenciar la circulación de la sangre.
  • Finaliza duchándote por otros 30 segundos con agua bien fría, este paso es fundamental para lograr un baño ideal por la mañana, alternando la temperatura.

Beneficios de comenzar el día duchándote

 Esta práctica recomendada desde la antigüedad es una terapia habitual en los balnearios, modificando el baño con estas dos temperaturas que puedes practicar en tu hogar. Las experiencias y estudios, reafirman las conocidas ventajas de ducharse con agua fría por la mañana:

 

  • Fortalece tus defensas: las investigaciones y análisis indican que esta rutina consigue aumentar los leucocitos en tu organismo, porque después de la ducha fría el cuerpo activa totalmente el sistema inmune, cuando trata de incrementar el calor corporal.
  • Disminuye el estrés: las pruebas realizadas demostraron que las personas sanas analizadas que tomaron duchas frías al despertarse, se adaptaron mejor al estrés oxidativo y evitaron situaciones estresantes.
  • Activación de la circulación: el efecto del agua fría en venas y arterias está recomendado, porque favorece que la sangre fluya mejor cuando se produce una presión mayor a la normal, aconsejada para personas que presentan problemas cardiovasculares.
  • Combate estados depresivos: está comprobado que el agua fría favorece el sistema nervioso y aumenta los niveles en sangre de endorfina, conocida como la hormona de la felicidad que te despierta cuando te duchas por las mañanas.