¿Cómo elegir tu plato de ducha?

Seguridad, acceso cómodo, reforma en menos tiempo y espacio amplio, son las principales ventajas de contar con una ducha.

Consejos para renovar y elegir duchas

 Las características de los materiales evitan las filtraciones actuando como un aislante perfecto, cuando realizas el cambio de bañera por un plato de ducha. En acrílico, piedra natural, gres o carga mineral, el suelo tiene que contar con las texturas perfectas para evitar caídas, gracias a la protección antideslizante.

Conseguirás ambientes más espaciosos teniendo en cuenta las dimensiones en el momento de quitar la antigua bañera, adaptando el lugar a la ducha. En baños pequeños las formas cuadradas y cuarto de círculo, son las más prácticas hasta 3,5 m2 para aprovechar mejor el aseo. Los diseños rectangulares resultan  interesantes en baños de mayores dimensiones.

Seleccionando el modelo tendrás que decidirte por los materiales en función de la zona de ducha, desde antideslizantes como piedras naturales hasta los más resistentes como carga mineral. El acrílico es perfecto para mantener la limpieza y soportar los golpes, mientras el gres ofrece acabados inalterables ante el uso de lejías.

Elegir tu plato de ducha para ahorrar agua y mejorar el espacio brindando sensación de amplitud, es una opción ideal comparada con las bañeras que ocupan más espacio.

Ventajas importantes de la ducha

 Accesibilidad total y dimensiones reducidas, son los beneficios que convierten al plato de ducha en una apuesta segura en todos los baños.

Cuadrados, rectangulares y de cuarto de círculo, todos los modelos se adaptarán a tus necesidades presentando formas sencillas. La comodidad de estos espacios para ducharte es la ventaja más relevante, además del aspecto moderno que brindan en todos los estilos decorativos.

Actualmente existen cuatro tipos de platos que se recomiendan por las particularidades que ofrecen los materiales:

  • Cerámica: soluciones económicas con mayor peso y menor resistencia por su fragilidad, soportan mejor los productos químicos sin cambiar el color
  • Piedra natural: el tacto frío del granito, mármol, pizarra o cuarcita, contrasta con la mejor resistencia a los golpes.
  • Acrílico: reforzados con fibra de vidrio y otros materiales, evitan la deformación del plato de ducha por el peso con superficies antideslizantes.
  • Carga mineral: compuestos con resina y mármol están recubiertos con laca o pintura, perfectos para instalar a ras del suelo mejorando el acceso a personas mayores.

Cuando te decidas por comprar el plato de ducha asegúrate de comprobar la calidad y el cumplimiento de la normativa vigente.