DECORA TU BAÑO AL ESTILO NÓRDICO

En los países nórdicos como Noruega o Dinamarca, tienen un estilo muy singular y concreto a la hora de decorar los cuartos de baño. La clara apuesta son los tonos claros, donde predomina el azul cielo o el blanco. Otro elemento de vital importancia es la madera. Si quieres un cuarto de baño al más puro estilo del norte, necesitarás contar con algunos muebles de madera.

Hay cuatro detalles a tener en cuenta para poder lograr una decoración con este estilo. Quédate y descubre cuáles son esos requisitos.

Las características de un baño nórdico

La primera característica ya la conoces: el color blanco. Tiene que ser el protagonista, predominar. Sin embargo, el secreto está en saber combinarlo con tonos azules y negros, además de colores grises o tonalidades de madera. Este color otorga brillo y armonía a la decoración del tu cuarto de baño. Para que el blanco predomine, podría estar presente en tu ducha, tu lavamanos,  o las baldosas de la pared y el suelo. Pero recuerda, la combinación de colores debe ser tranquila y sosegada. Si quieres un cuarto de baño nórdico, nada de contrastes notorios.

La segunda característica importante es la simplicidad. No es que sea un estilo minimalista, ya que en los cuartos de baño al estilo nórdico no falta de nada ni están caracterizados por ser austeros. Hay que buscar la sencillez en los revestimientos en el suelo y en las paredes, así como en el resto de elementos decorativos, como las luces, los muebles… Se trata de no sobrecargar el espacio del cuarto de baño. El mobiliario con diseños rectilíneos hará que encuentres esa premisa de la simplicidad y la sencillez.

Tercera característica: lo natural. El estilo nórdico busca aportar calma y serenidad y no hay mejores elementos para buscar la serenidad que los naturales. Puedes incorporar plantas, por ejemplo, pero lo que seguro necesitas en tu baño nórdico es algún mueble de madera. Puede ser cualquiera: una mesa, una silla, un armario… Pero recuerda, el tono de la madera debe ser claro. Los baños nórdicos no llevan elementos de madera con un color fuerte y muy marcado, ya que romperías el resto de características.

Por último, la iluminación. En los países del norte tienen muchos meses marcados por la falta de luz y el frío, ya que los ciclos del sol van cambiando en función de las estaciones. Por ese motivo, los baños nórdicos se caracterizan por ser muy luminosos. Esta tendencia se caracteriza por las lámparas colgantes, aunque también se pueden colocar lámparas de pie e incluso velas para distribuir mejor la luz.

Si eres capaz de cumplir estas cuatro características principales, entonces tendrás un baño al estilo nórdico en toda regla. Sorprenderás a todos tus invitados con un cuarto de baño tan singular como este.