CONSIDERACIONES A LA HORA DE ACONDICIONAR LA DUCHA PARA MAYORES

Cuando convives con personas mayores, es casi una obligación contar con un cuarto de baño preparado para que puedan realizar las tareas de aseo con comodidad. Para acondicionar la ducha para mayores, lo típico es contar con agarraderas, suelos antideslizantes y, por supuesto, una ducha, ya que es mucho más cómoda que otras opciones.

Sin embargo, no es suficiente con tener un baño con los accesorios necesarios, sino que hay que tener en cuenta muchas otras cosas para que la ducha pueda ser llevada a cabo con total seguridad.

Los momentos clave a la hora de la ducha

Para ayudar correctamente a una persona mayor a ducharse, es imprescindible atender en el momento en el que se disponen a entrar o a salir de la ducha, ya que es el momento de mayor riesgo. Cualquier movimiento en falso o resbalón, podría desembocar en alguna caída o golpe no deseado.

Es necesario evitar que caiga cualquier líquido sobre el suelo, ya sea agua o jabón, pues si la persona mayor en cuestión lo pisa podría resbalar. Si cae algo al piso, no pasa nada, basta con limpiarlo antes de ayudarle a entrar o salir de la ducha.

Presta atención a la excesiva formación de vapor que puede originarse en las duchas de agua caliente. Si hay mucho, puede provocar sofocos y mareos, por lo que es importante contar con un cuarto de baño bien ventilado en la medida de lo posible. Si hay ventana, ábrela, será de gran ayuda.

Precaución con los aparatos eléctricos, pueden dar corriente y resultar molestos o dañinos. Si es necesario utilizarlos, asegúrate de que la persona mayor en cuestión lleva calzado de goma, ya que tiene un efecto aislante superior. Si la humedad dentro del baño es excesiva, se desaconseja el uso de todo tipo de aparatos, así que si puedes evitarlo, mejor.

En los meses de frío, es normal calentar la estancia en el momento de la ducha. Si utilizas un aparato eléctrico, como un calefactor o calentador, es preferible que calientes el baño con antelación y desenchufes el aparato en el momento de la ducha, por la misma razón anteriormente mencionada.

Sobra decir que ningún aparato eléctrico debe encontrarse en algún momento cerca de la ducha o de alguna fuente de agua, ya que si cae o entra en contacto con el agua, te encontrarás ante un riesgo muy elevado de electrocución.

Si cuentas con un cuarto de baño acondicionado, con todos los accesorios físicos necesarios para ayudar a los mayores a ducharse, y tienes en cuenta estas situaciones y consejos, no deberías encontrar ningún problema ni dificultad. Recuerda que las personas mayores que necesitan ayuda en estos casos, son muy frágiles y necesitan más cuidados y atención de lo normal. A la hora de realizar cualquier actividad cotidiana con ellos, toda precaución es poca.