¿Por qué acabar las duchas con agua fría?

Los efectos beneficios de finalizar con agua fría tu ducha diaria te sorprenderán en distintos aspectos, mejorando notablemente el bienestar general y tu salud.

Agua fría en el momento de la ducha

El último minuto de baño puede ser muy ventajoso si aprovechas el chorro de agua fría antes de acabar con tu higiene, aportando también un punto más higiénico.

Aplica el frío de forma progresiva para no sentir el cambio de temperatura, regulando el paso del agua caliente contrastando con la intensidad el chorro suavemente. También puedes colocar en varias posiciones tu alcachofa, hasta obtener como rocío el agua fría.

Los principales efectos positivos para mejorar tu salud, son los siguientes:

  • Desinflamación: mejorarás la retención de líquidos con esta temperatura porque actúa como antiinflamatorio, mejorando los desequilibrios del sistema circulatorio, especialmente si tienes problemas como tendinitis o bursitis.
  • Vasoconstricción: el agua fría de tu ducha contrae los vasos sanguíneos, principalmente en las venas ayudándote a drenar mejor las toxinas, acumuladas en los líquidos a nivel subcutáneo al activar el flujo sanguíneo y linfático. Si tienes várices nada mejor que acabar las duchas con agua fría, aplicando chorros en las piernas y dejando actuar hasta 10 segundos.
  • Suavidad en tu piel: la regularidad de este tipo de baños tiene un efecto de constricción, altamente beneficioso para mejorar tu piel y mantenerla siempre tersa.
  • Cierra los poros: si aplicas agua caliente a tu cuerpo hasta el final del baño dilatarás los poros de tu piel y facilitarás las bacterias o microbios, mientras que la fría cierra totalmente, considerada además como defensa para la epidermis.
  • Baja la temperatura corporal: otro beneficio importante en caso de elevada fiebre, también después de una jornada de ejercicios intensos en el gimnasio.
  • Aumenta la presión arterial: algunas décimas suben cuando finalizas así tu ducha, mejorando los niveles de tensión arterial por la mañana cuando te bañas y después de tu rutina deportiva al activar la circulación. Una ducha fría ayudará a regulará problemas de hipotensión.
  • Terapéuticos y psicológicos: te despierta totalmente si tienes la costumbre de bañarte a primera hora de la mañana, recuerda terminar tu higiene con agua fría notarás la diferencia.

Bienestar general y otros beneficios

Conocido como un efectivo tratamiento natural si procuras mejorar tu salud, las primeras duchas frías las realizaron a lo largo de la historia los espartanos, quienes se levantaban, realizaban ejercicios y se bañaban con agua fría para fortalecerse.

Desde la antigüedad se pensaba que las condiciones del cuerpo y la mente mejoraban, aumentando la fuerza antes de luchar en las batallas.

Culturas muy diversas usaron en sus ritos y ceremonias el agua fría, por ejemplo, para purificar el alma saltando en las cataratas y en lagos helados buscando mejorar el rendimiento físico.

Ventajas importantes como aumentar los niveles de tiroxina y noradrenalina en el cuerpo, que son las hormonas conocidas como “estrés bueno”, es el resultado que conseguirás acabando tu aseo con duchas frías.

Estimula también el sistema nervioso al favorecer la circulación y aporta vitalidad a toda la musculatura. Regula la noradrenalina estimulando esta secreción de tu cerebro que mejora el humor, liberando estas sustancias y ayudando en personas con estados depresivos.

Potencia los niveles de energía con agua fría al finalizar el baño, sentirás como se activa todo el sistema nervioso y conseguirás excelentes resultados si prácticas deportes en caso de lesiones principalmente, disminuye las inflamaciones.

El control del estrés es otro beneficio de las exposiciones al frío, además mejora el sueño y la función de todos los órganos.

Recomendado por sus ventajas metabólicas, controla todo el sistema linfático que transporta las células desechables de tu organismo, combatiendo las posibles infecciones y enfermedades.

La sensación de relax y bienestar que sentirás, se debe a una mejor desintoxicación de tu piel por el agua fría. El descanso nocturno está asegurado si padeces insomnio después de esta ducha.

Utiliza esta temperatura al acabar tu higiene para beneficio del cabello y la piel, porque el agua caliente irrita la epidermis y daña tu pelo.

Notarás como mejora tu respiración aunque en algunas personas puede producir hiperventilación, que se resuelve rápidamente respirando hondo por ser una respuesta natural del organismo.

El agua caliente puede causar trastornos de fertilidad, mientras que un chorro de agua fría al terminar la ducha provoca el efecto contrario, aumentando los niveles de testosterona y ayudando en la producción de espermas.

Aprovecha los beneficios para tu salud realizando este procedimiento antes de terminar la ducha, creando un hábito saludable en tus rutinas. Beneficios inmediatos y a largo plazo, confirmados con nuevos estudios que revelan los efectos en el bienestar general de las personas, para conservar el buen estado de salud.

Descubre las opciones y cambia tus hábitos para sentirte con más energía, dormir mejor, aprovechar las ventajas a nivel circulatorio y garantizar la belleza de tu piel.