4 CONSEJOS PARA DECORAR TU BAÑO Y TU DUCHA AL ESTILO RÚSTICO

Un cuarto de baño con una ducha al estilo rústico se caracteriza por combinar elementos como la madera, la piedra y otros componentes orgánicos para dar un aire natural a la habitación. Si quieres optar por este estilo, aquí tienes cuatro consejos indispensables que tienes que tener en cuenta.

Debes pensar también que los baños rústicos no están diseñados para todo tipo de casas. Este estilo combina muy bien con casas de campo, viviendas rodeadas de naturaleza u hogares que estén construidos también con materiales de madera, por ejemplo.

Lo que debes saber para conseguir un baño rústico

Hay cuatro claves que debes tener en cuenta si quieres conseguir un verdadero estilo rústico. Esas claves son las siguientes:

  • Los colores. Un baño rústico en condiciones debe integrar unas tonalidades indispensables. Las más frecuentes son las que pertenecen a la gama de los ocres y los marrones, ya que son los colores que presenta la madera natural. Aprovecha y recubre las paredes y el suelo con estos colores en sus versiones suaves. Los azulejos que emulan piedras también son muy útiles para estos casos. Si puedes conseguirlos, inclúyelos en la decoración de tu baño. Por último, cabe destacar que el color ideal para pequeños elementos decorativos es el azul o el verde. Si quieres decorar a un estilo rústico, puedes optar por poner plantas en tu baño.
  • Los materiales. La principal característica de los baños rústicos son los muebles fabricados con madera, predominando la encina, el pino o el ébano. Si tienes el presupuesto y la opción de decorar con estos materiales, deberías incluirlos. Si el dinero que tienes disponible es limitado, puedes intentar buscar opciones que emulen la madera. Es cierto que el resultado no será el mismo, pero conseguirás un baño con estilo rústico igualmente.
  • La iluminación. En este tipo de baños, predomina los tonos amarillentos o anaranjados. Si puedes adquirir bombillas que te proporcionen estos tonos sería lo ideal, ya que la combinación de esta iluminación con los tonos de la madera es ideal. En ningún caso debes optar por bombillas blancas. El resultado final sería muy antiestético.
  • Pequeños detalles. Puedes incluir pequeños detalles decorativos para marcar la diferencia. Lo ideal sería meter elementos naturales, como plantas o piedras decorativas. También puedes incluir un jarrón de cristal y rellenarlo con piedrecitas, piñas del campo o esqueletos de erizos de mar. Hay muchas posibilidades.

Si cumples con estas cuatros indicaciones, tendrás en tu casa un baño con un estilo rústico muy definido. Además, el estilo rústico es totalmente personalizable, ya que puedes incluir elementos decorativos que hagan que tu baño sea único. Atrévete a innovar y transforma tu baño en cuatro sencillos pasos.