¿SABÍAS QUE LAS DUCHAS TAMBIÉN PUEDEN SER HORIZONTALES?

Si siempre has sido fan declarado de las duchas y te encanta disfrutar de una sesión relajante y estimulante, tenemos buenas noticias para ti. Las duchas horizontales llegan pisando fuerte y cada vez son más las personas que optan por cambiar su ducha tradicional por esta novedosa opción.

Muchos somos los que soñamos con poder tumbarnos y disfrutar de este momento del día en el que solemos reflexionar, disfrutar o simplemente desconectar del ajetreo del día a día. La posibilidad de acostarnos mientras nos duchamos es ahora real gracias a estas duchas horizontales.

Propiedades de las duchas horizontales

Las duchas funcionan de manera similar a las de hidromasaje, ya que se puede regular cada aspecto de la ducha a nuestro gusto. Desde la intensidad de los chorros, la cadencia y el caudal, hasta la temperatura, la dirección o la secuencia que preferimos para que el agua vaya saliendo por diferentes zonas. Si tu objetivo es relajarte, disponer de una de estas duchas hará que puedas conseguirlo de manera sencilla y, además, en tu propia casa.

Los fabricantes aseguran que el objetivo de este tipo de duchas es, principalmente, proporcionar placer. No obstante, no se han olvidado de la función principal de una ducha, que es ayudar a las personas a realizar las tareas de higiene. Esa es la razón que les ha hecho implantar también un grifo en el lateral que facilite la ducha con motivos de aseo e higiene.

Eso significa que, si decides apostar por una ducha horizontal, no tienes que renunciar a la clásica ducha vertical, sino que tendrás ambas en una misma ducha, siendo un elemento polivalente, ya que puedes ducharte de forma rápida y sencilla con el sistema vertical, o disfrutar de una sesión relajante y prolongada con el sistema de ducha horizontal. La elección será exclusivamente tuya.

La ducha horizontal, cuestión de espacio

Es cierto que la ducha vertical ocupa muy poco espacio, ya que solo es necesario que quepa una persona de pie. La ducha horizontal solo cuenta con un pequeño inconveniente, y es que requiere algo más de espacio. Sin embargo, siempre se puede negociar dónde instalarla y de qué forma para optimizar el espacio y los metros disponibles, de tal forma que todo el mundo que quiera, pueda disfrutar de esta original forma de disfrutar de una ducha.

Si sueles llegar cansado a casa y lo que te apetece es acudir a un spa y disfrutar de una sesión relajante de hidroterapia, ahora es posible acceder a ello desde casa. Solo tendrás que acostarte en tu ducha horizontal, elegir la temperatura y cómo quieres que vaya saliendo el agua y desconectar del mundo y del ajetreo diario.